Recolectadas en terrazas con desniveles imposibles o a lo largo de decenas de kilómetros de parra, las uvas gallegas han protagonizado este año la segunda vendimia más abundante de la historia de Galicia. En total, cerca de 64 millones de kilos de uva que clausuran una temporada de récord para las cinco denominaciones de origen vitivinícolas con las que cuenta la Comunidad. Traducido, el buen dato supone un crecimiento del 4,3 por ciento respecto al año anterior y adelanta a la vendimia del 2018 como la segunda más potente de la serie histórica, solo superada por la del 2011.

El laborioso trabajo de recolección, que suele arrancar en el mes de agosto y dilatarse hasta octubre en función del tipo de uva, también destaca este año por la calidad del fruto recogido. La ausencia de lluvias durante estos meses es uno de los factores clave para que el producto llegase a las bodegas «con muy buena calidad y en un buen estado sanitario», indican los expertos, lo que vaticina «una cosecha de mucha calidad». Las cifras hechas públicas por el departamento de Medio Rural apoyan esta idea, al revelar que todas las expectativas sobre la calidad de los caldos finales son más que favorables.

Por variedades, llama la atención el predominio de la uva blanca, que ya supone un 83,5 por ciento del total de la uva recolectada a lo largo y ancho del territorio gallego, con 53 millones de kilos. Dentro de esta tipología destaca la albariña, que acapara un 71 por ciento de toda la uva blanca de esta vendimia. La siguen, aunque de lejos, la treixadura (un 10,39 por ciento) y la godello (un 10,36 por ciento). En el caso de las uvas tintas, la reina en el caldo gallego es la mencía, que acumula un 79,6 por ciento del total.

Potencia internacional

La repercusión de la campaña de este año en el mercado garantiza un nuevo éxito para los vinos gallegos, referente dentro y fuera de las fronteras españolas. Los datos dejan constancia de este papel protagonista, porque Galicia ya exporta 77.771,41 hectolitros de vino en el mercado exterior, lo que implica un valor económico de unos 39 millones de euros. A nivel estratégico, y tirando de nuevo de cifras que dan cuenta de la relevancia de este sector en la economía gallega, los porcentajes indican que las cinco denominaciones de origen vitivinícolas agrupan a la inmensa mayoría del sector del viño en Galicia. Así, el medio millar de bodegas que acogen estas denominaciones llegó a comercializar en el período 2016/2017 un total de 428.094 hectolitros, un 7,5 por ciento más de vino cualificado que en el período anterior. Su reflejo económico, de 271 millones de euros, convierte a este sector en un puntal para la Comunidad.

Las 5 denominaciones

Un análisis detallado aludiendo a las denominaciones de origen presentes en Galicia señala a Rías Baixas como la más potente, con más del 60 por ciento del total de kilos de uva recogidos este año, o lo que es lo mismo, 38,5 millones. Reconocida desde 1988, esta denominación alcanzó un valor económico estimado en 2017 de 124.280.080 millones de euros, al mover más de 39 millones de kilos de uva. Está presente en buena parte de la provincia de Pontevedra (O Rosa, Soutomaior) y en el sur de la provincia de La Coruña. Entre sus caldos destacan el Rías Baixas albariño y el Rías Baixas barrica, entre otros.

La DO Ribeiro es la segunda en el ránquin gallego en cuanto al volumen cosechado, con 8.986.160 kilos de uva y un 14,04 por ciento del total vendimiado. Reconocida ya en el «Estatuto del Vino» de 1932, estos caldos se elaboran con variedades autóctonas tradicionales (tipo Treixadura, Torrontés, Loureira, Caíño, Brancellao, Sousón) que les otorgan una personalidad valorada en las mesas de medio mundo.

Como tercera denominación de origen en lo que a fruto vendimiado se refiere, destacan los 6.170.995 kilos de la producción de la DO Ribeira Sacra. Orientada fundamentalmente a la producción de vinos tintos, la señorial variedad de Mencía es uno de sus caballos ganadores. Por su parte, la DO Valdeorras incrementó este año su producción hasta alcanzar un 11,7 por ciento más de producto con respecto a la vendimia pasada. Por último en la lista, la denominación Monterrei fue la que este 2018 más ha visto incrementar su producción de uva, con un destacable 93,9 por ciento con respecto al año anterior, lo que supone 5.591.823 kilos de fruto recogido. Y es que, con sus puertas ya abiertas y todo el fruto recolectado, las bodegas gallegas inician una campaña que aspira a colarse entre las mejores de su historia. Mientras, las vides se preparan para volver a brotar, un año más.

Fuente: ABC Galicia

Este sitio web, utiliza cookies para facilitar el uso y ofrecer una mejor experiencia de navegación al usuario.
Más información en la Política de Cookies y Política de Privacidad.

Lee aquí la normativa de uso general Aviso Legal.

ACEPTAR
Aviso de cookies